Saltar al contenido

Germinar tus semillas de marihuana

febrero 6, 2021

La germinación es el proceso en donde una nueva planta comienza a desarrollarse a partir de una semilla. Una semilla es una planta en estado latente, esperando las condiciones oportunas para poder germinar y prosperar.

Si bien no se le suele prestar tanta atención a esta etapa como a las de crecimiento vegetativo y floración, la verdad es que es igual de importante. Si compraste semis y el germinado fracasa vas a perder dinero ademas de tiempo.

El método más sencillo y común para germinar

semillas-de-cannabis-ya-germinadas

Las semillas de cannabis pueden variar en calidad dependiendo de su origen. Cuando las semillas estan maduras tienen una cascara exterior rigida que dependiendo la cepa puede variar entre un color marrón oscuro (hasta casi negro) o un gris muy claro. Lo importante es que no se vean de color verdoso, ya que esto indica falta de maduración.

Las semillas de cannabis necesitan basicamente de tres cosas para germinar: agua, calor y aire. Basandonos en esto, hay varios métodos para realizar la germinación. La forma más común y sencilla es usando servilletas de papel de cocina. No es recomendable hacerlo con papel higienico o algodon, ya que sino nos complicamos al momento de separar la semilla.

Para hacerlo vas a necesitar:

  • Dos platos de cocina o un tupper con tapa (no trasparentes)
  • 6 servilletas de cocina
  • Las semis

Primer paso:

Colocar la mitad de las servilletas en el plato o tupper y proceder a mojarlas con agua para que queden húmedecidas, sin empaparlas en exceso para evitar que las semillas se ahoguen.

Segundo paso:

Las semillas de cannabis iran encima de las servilletas, separadas de a tres centímetros como mínimo para evitar que se puedan enrollar cuando tiren raíces.

semillas-de-marihuana-listas-para-germinar

Tercer paso:

Tomamos el segundo plato y lo colocamos dado vuelta encima del otro. Si es un tupper le ponemos la tapa. Es necesario que esten en un espacio oscuro para evitar que las raíces se expongan a la luz porque las puede matar.

Ultimo paso:

Mantene tus semillas en un lugar cálido, donde la temperatura varie entre 20 a 30 grados. Si lo estas haciendo en una época fria del año podes acercarlas a una pequeña fuente de calor como un router wifi, o apoyarlas en la parte superior de la heladera.

Una vez seguidos estos pasos, es cuestión de esperar. Se pueden revisar ocasionalmente las servilletas para saber si siguen humedas, mojandolas un poco mas si se secaron.

Por un lado algunas semillas germinan rapido mientras que otras se toman varios dias. Cuando una semilla consiguió germinar se divide y surge un brote (radícula).

Esta va a ser la raíz principal de la planta de cannabis que despues va formar el tallo principal, y es señal de una germinación exitosa. Aunque es una etapa muy frágil de la planta, asi que es necesario manipularla con cuidado.

Trasplantando la semilla

trasplante-semillas-germinadas-cannabis

Cuando ya puedas visualizar la radícula, es momento de transplantar tu semilla al medio donde va a ser cultivada. Es recomendable usar primero una maceta de semillero.

Carga las macetas con tierra suelta, aireada y preferiblemente mezclada con un buen sustrato o compost. Es aconsejable que la tierra con la que vamos a trabajar esté previamente humedecida.

Con la ayuda de un lapiz se realiza un agüjero pequeño en el medio, de aproximadamente 2cm. Procedemos a tomar la semilla con sumo cuidado para colocarla en la tierra con la radícula apuntando hacia abajo y dejando que sobresalga en un pequeño margen.

En esta etapa la planta necesita muy poca agua, asi que si nos saltamos el paso de tener la tierra humedecida podemos regarla ahora pero sin excedernos.

Para contribuir aún más al crecimiento se puede empezar a usar estimulante de raíces desde los inicios.

Si prestas atención a la temperatura y el nivel de humedad del suelo la semilla te lo va a agradecer. En alrededor de una semana vas a poder contar con una linda plántula en tus manos.