Saltar al contenido

Lo esencial para comenzar tu indoor

febrero 12, 2021
cultivo-indoor

Cultivar marihuana en interior es preferible a hacerlo en exterior por varias razones: Se puede controlar la humedad, temperatura e iluminación; tenes control sobre el medio de cultivo, el agua y los insectos. Además, aporta discreción.

Como construir un armario de cultivo?

Hay personas que elige hacer su propio armario, y hay otras que optan por comprar directamente una carpa de cultivo.

Primero, es necesario contar con un área cerrada. Puede ser dentro de tu dormitorio, un closet o una carpa. Hay que estar seguros de que contamos con la suficiente altura como para permitir que se desarrollen las plantas de adultas. La superficie de las paredes tiene que estar cubierta por un material refractante, permitiendo que la luz se refleje en todas las plantas mejorando el rendimiento de tu cosecha. Se pueden pintar de blanco las paredes, pero mucho más recomendable es comprar un rollo de papel Mylar reflectante que podes pegar con cinta adhesiva.

Es importante mantener una buena temperatura en la habitación. La marihuana se desarrolla mejor entre temperaturas de 21 a 30 grados celsius. Al sumar las luces se va a incrementar la temperatura, por eso lo más probable es que necesites agregar ventiladores que te permitan disipar mejor los excesos de calor. Teniendo en cuenta estos factores hay que verificar si los valores se mantienen en el rango adecuado.

Así como con el calor, tambien hay que considerar la humedad del ambiente. A la marihuana le gusta rondar entre un 40% a 60% de humedad. Para esto se puede incorporar un humidificador o un deshumificador de ser necesario, para mantener el punto ideal entre humedad y sequedad.

Si no contas con estos elementos ni tampoco con un ventilador, como mínimo podés abrir la puerta de la habitación cada tanto para ayudar a que no se acumule demasiada humedad o calor. Si el entorno no ayuda es mejor tener pocas plantas.

La iluminación del cultivo

La luz es uno de los factores clave para que tus plantas crezcan óptimas, no hay que decir mucho más. Primero asegurate de que en tu espacio de cultivo no pueda ingresar ninguna luz del exterior como la del sol, porque esto va a confundir a las plantas. Con ayuda de cinta adhesiva o cartón podes terminar de tapar todos los rincones o grietas donde todavía puede entrar luz de afuera.

Dicho esto, lo principal es invertir en un buen sistema de iluminación para el crecimiento. Debe colgar sobre las plantas y poder ser ajustable en altura. Lo ideal es contar con un temporizador programable para las luces, porque no todo el tiempo vamos a estar en casa. Si se cuenta con el presupuesto, es preferible optar por luces LED antes que las clásicas de sodio, porque ofrecen un espectro mayor y emiten mucho menos calor.

Dispenser de CO2

Lo más común es que vengan en presentaciones de botella o pastillas. Sucede que cuando la planta está en su entorno natural cuenta con el suficiente CO2 (dioxido de carbono) para realizar su fotosíntesis, pero al estar en interior no dispone de la misma cantidad. Con ayuda de un dispensador podemos enriquecer los niveles de CO2 para conseguir que nuestras plantas se desarrollen mucho mejor.

El mundo del cultivo indoor es realmente amplio, habiendo muchas opciones y productos en el mercado. En este post solo hablamos de los pilares fundamentales para poder comenzar, pero es posible profundizar mucho más en este tema. A medida que recibamos feedback de nuestros lectores vamos a ir ampliando la información disponible con más tips y sugerencias.