Saltar al contenido

Como armar un buen porro

noviembre 2, 2020
armar-porro-de-marihuana

El porro es la forma más típica de consumir marihuana, siendo una gran manera de disfrutar el sabor de tus flores. Refinar la técnica de armado es algo que se da con el tiempo y práctica, como todo.

Hay muchas opiniones sobre la forma correcta de hacerlo, pero de cualquiera manera lo ideal es lograr que tu creación se queme de manera suave y uniforme.

¿Cuanta cantidad de marihuana usar?

Cuando sos principiante, lo ideal es empezar con medio gramo de marihuana y sedas normales o de 1 1/4 de tamaño. Con esta cantidad de cannabis pueden fumar dos personas.

Para los principiantes, lo ideal es arrancar con lillos normales. Esto nos va a hacer más sencillo familiarizarnos con la técnica. Y cuando tengamos más cancha podemos pasar a los King Size. Por lo general, los porros se arman con medio gramo o hasta un gramo los mas cargaditos.

Ya para cuando te vuelvas bueno armando porros, podés hacerlos más grandes para compartir con la ronda.

Como armar el porro perfecto en 7 pasos

Organizamos una guia sencilla con 7 pasos para armar un porro común (de conito) y que en poco tiempo consigas tener el porro perfecto.

Lo necesario para armar:

  • Cannabis de la variedad que tengas
  • Papel de fumar (lillo o seda)
  • Cartoncito para el filtro
  • Picador o grinder (pikachu)
  • Opcional: una lapicera u objeto similar para ayudarte a prensar

Paso 1: Picando la marihuana

El primer paso es picar el cannabis. Mientras la marihuana esté bien secada, debería desmenuzarse fácilmente. Con un picador evitás que tu mano quede pegajosa y se pegue al manipular el papel.

Si no tenes un grinder, podés picar la hierba a mano usando tijeras o cualquier otro objeto que te sea útil.

Paso 2: Hacer el filtro

Si bien no todos prefieren fumar con filtro, es muy sencillo armar uno. Cualquier cartón fino que puedas utilizar de una caja o una tarjeta sirve.

Calculando el tamaño que le quieras dar al filtro, empezas por un extremo realizando pliegues chicos en forma de W. El filtro como tal no es imprescindible, pero previene que se cuelen pedacitos mientras estas fumando o se caiga el material por un lado. Tambien hace al porro más firme y podés consumir toda la sustancia sin quemarte los dedos.

Paso 3: Rellenar la seda con marihuana

Rellená el papel con la marihuana que acabas de picar y colocá el filtro en un extremo (si hiciste uno). Una vez que hayas cargado la cantidad suficiente (suele bastar con medio o un gramo) podés empezar a darle forma con los dedos.

Pequeña aclaración sobre los papeles: Hay muchos tipos y sabores disponibles de sedas. Muchos prefieren los que estan hechos con cañamo porque suelen ser finos y resistentes, aparte de quemarse de manera más uniforme y sin afectar el sabor.

Paso 4: Dale forma

Con el papel entre la yema de tus dedos índice y pulgar vas girando hacia delante y atras, envolviendo el material hasta darle forma de cono. Hace falta que quede consistente, pero tampoco demasiado comprimido porque no circula el aire.

Paso 5: Pegando el porro

Acá es donde es posible que te compliques más al principio, pero con los siguientes te va a salir mejor.

Asegurate de que el lado con pegamento este mirando hacia adentro. Seguí envolviendo el porro hasta llegar al final del papel, y en el extremo lo vas a pegar con un poco de saliva.

Consejo: Empezar por el lado del filtro para guiarte mejor a medida que vas envolviendo.

Paso 6: Enrollando las puntas

Con la ayuda de un objeto puntiagudo, como una lapicera o un palito podés terminar de prensar el porro pero sin apretar demasiado.

Otras ideas: Te podes ayudar con la punta del cordón o de un buzo si estas fuera de casa.

Paso 7: Listo para disfrutar

Ya conseguiste armar tu porro, pero no termina acá porque hay muchas otras ideas.

Muchas personas usan la imaginación para darle una vuelta de tuerca al asunto, creando auténticas obras de arte con sus manos. Para más ideas podés googlear "joint art".